Por lo menos

Últimamente tener un trabajo se está convirtiendo en algo tan afortunado como al que le
toca de premio un viaje a Disney World  dentro de un Bollicao. Esta mañana vi en la
televisión cómo entrevistaban a una chica licenciada en psicología, con un máster en
logopedia clínica, con un par de idiomas a sus espaldas  y con muchas ganas de
trabajar. La habían contratado como recepcionista en un gimnasio de barrio, de una
ciudad española. La periodista la acosaba a preguntas como si le hubiera tocado la
lotería de Navidad, la entrevistada contenta y exultante por la felicidad de haber sido
elegida en un duro casting para ese empleo, respondía de manera intermitente que “por
lo menos estaba trabajando”, y solo por esa razón merecía la pena celebrarlo y dar
gracias al mundo.
No niego que quien tenga la suerte de obtener un trabajo en los tiempos que corren
lance fuegos artificiales, y monte una fiesta por todo lo alto con todo el vecindario, sin
embargo hay algo en lo que no estoy en absoluto de acuerdo, y es en ese conformismo
embadurnado de resignación con cierta reminiscencia judeocristiana de sentimiento de
culpa, materializado en una respuesta consabida y popular, como se percibe en “por lo
menos”.
La ínclita frase se presenta ante mí igual que un muro de contención incapaz de dejar
pasar la esperanza y la alegría, no deja ni un resquicio para que se cuele mi afanada
utopía y delirio para conseguir aquello que nos pertenece, no porque nos toque en una
tómbola, sino porque es nuestro derecho, posibilidad y oportunidad de alcanzar nuestros
sueños, que imposibles o no, son nuestros y son los revulsivos de levantarnos cada día y
los que nos hacen apostar por esa extraña costumbre que es vivir, con imaginación y
entusiasmo. A mí ese “por lo menos”, me evoca desánimo, desastre, y fantasmagoría, y
no es por nada, pero en cuestiones invisibles, como es el mundo de las quimeras y
contiendas, me decanto por tirarme de cabeza al pozo de la ilusión.
De ilusión se vive, y como no se pueden poner puertas al campo, tampoco voy a
consentir que  acoten mi pequeña libertad de ser yo la que elija no ser conformista en
sentir, amar y decidir,  porque quien aboga por ese “por lo menos” defiende de alguna
manera el que jamás avancemos, ni como sociedad, ni como individuos, y si no nos
rebelamos a esa mansedumbre pandémica de ponernos candados a nuestro ímpetu de
vivir como merecemos y no como nos impongan, no seremos capaces de acercarnos un
tramo a eso que llamamos felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *